miércoles, 2 de septiembre de 2015

literatura uruguaya y wikipedia

Hace unos días un conocido -y yo dirá que imprescindible- narrador uruguayo me habló de la página "literatura de Uruguay" de Wikipedia en español. Su preocupación era que su nombre -y el de otros a quienes consideraba de relieve e importancia- no figuraba, y que tratándose Wikipedia de una referencia ineludible en todo el mundo, había algo incómodo en la exclusión.

Pues bien, entré a la página y descubrí que sí, que faltan muchos  nombres que para cualquier lector de literatura uruguaya reciente  resultan esenciales (y también falta el mio). Entonces hice un usuario y agregué a la página "literatura de Uruguay" los siguientes nombres:

Fernanda Trías
Carlos Rehermann
Natalia Mardero
Horacio Cavallo
Ercole Lissardi
Agustín Acevedo Kanopa
Amir Hamed
Daniel Mella

Todos ellos, me parece, representan lugares muy diferentes de la literatura uruguaya posterior a 1991; el artículo incluye, de hecho, a gente con obra de calidad y visibilidad comparable a la de los que listé recién, como Martin Bentancor, Pedro Peña y Laura Santullo (así como también de trayectoria menor en simples términos de tiempo y entradas de bibliografía), por lo que si ellos figuran es muy dificil pensar en razones para que no lo hagan los que aporté (y sí, como experimento también me añadí a mí mismo, por si saltaba después la cláusula de "autopromoción").

Bueno, no sólo no saltó la cláusula de autopromoción sino que fueron borrados sin justificación declarada alguna TODOS los nombres que aporté, tanto para el apartado "siglo XXI" como para el de "El fin de siglo y la generación tardía". El usuario que hizo el cambio es un tal "Fixertool", que en su momento borró un artículo escrito por mí y dedicado a Pablo Dobrinin (cuya trayectoria, publicaciones y distinciones en el extranjero le justifican plenamente la inclusión; y el que diga lo contrario que argumente).

¿Cómo es esto? ¿Se trata de excluir nombres arbitrariamente? Yo antes que en conspiraciones -en estos casos al menos- tiendo a pensar en la estupidez, pero quién sabe. Ahora insistí con Hamed, Rehermann y Lissardi. Veremos qué pasa.