domingo, 10 de septiembre de 2017

"Absent lovers: live in Montreal", King Crimson, 1998, Discipline Global Mobile

La etapa del doble trio -la posterior a "Thrak"- podrá estar mejor documentada y contener esa pieza maravillosa de creación desde el en vivo (es decir un disco ensamblado con segmentos tomados de distintas performances, que desembocan en una composición que jamás fue tocada como tal) que es "Thrakattak", así como también un par de discos memorables ("Vroom vroom" y "New York thrak", ambos después recogidos y remezclados en el imprescindible box set de "Thrak"), y la formación más interesante de los setentas tiene a un álbum en vivo tan fascinante como "USA" (además de otros tantos lanzados posteriormente e incluso el completísimo box set de la época de "Starless and bible black") pero el mejor disco en vivo de King Crimson acaso pertenezca a la etapa ochentera y sea justamente el que recoge el último concierto de esa formación de la banda (el 11 de julio de 1984; Crimson no volvería a tocar en vivo sino hasta los shows en Argentina de 1994). No sólo porque Belew -el mejor cantante que tuvo Crimson- está en su mejor forma sino porque el formato de dos guitarras permite además de tocar espléndidamente (y a veces con una energía no tan presente en el original de estudio, como pasa con "Man with an open heart", que además encuentra repotenciada la sección rítmica) las canciones de "Discipline", "Beat" y "Three of a perfect pair" sino que logra traducir la textura de guitarra y melotron de los discos de los setentas a nuevas posibilidades expresivas. Es el caso, notoriamente, de la segunda parte de "Lark's tongues in aspic", que además adquiere una nueva personalidad gracias al sonido marcadamente diferente de la batería de Bruford (más ochentera pero también más variada en sus timbres), y de "Red", que no habría podido sonar -salvo extremadamente reformateada- con sólo una guitarra, y que de hecho no aparece en los álbumes en vivo de la época, como el ya mencionado "USA" (porque la canción, en rigor, fue armada en el estudio cuando la gira de esos conciertos había terminado) o el compilado "The great deceiver". Están después las canciones de la trilogía de álbumes de esa época, y en tanto se trata de la gira posterior a "Three of a perfect pair, el disco logra ofrecer una excelente selección de esa época completa, a diferencia de "Live at Alabamahalle", de 1982 y por tanto sólo armado con canciones de "Beat" y "Discipline" (además de la segunda parte de "Lark's tongues in aspic", una referencia obligada) o el buenísimo "Live at Moles Club", posterior recién a "Discipline" y por tanto sólo ensamblado con sus canciones -es, de hecho, una versión en vivo del álbum, con el añadido de "Red" y "Lark's tongues in aspic".
Quizá lo mejor que ofrece "Absent lovers" entre las versiones de las canciones de su época está en la agilísima y asombrosamente fluida "Matte kudasai", pero es también maravilloso el aplomo de "Discipline" y la energía bestial en "Thela Hun Ginjeet", además de la impresionante versión de la tercera parte (acaso la menos interesante en sí misma, pero de alguna manera mejorada por la performance en vivo) de "Lark's tongues in aspic" que abre el disco después de la introducción ambient a cargo de Fripp y, gradualmente, el resto de la banda. Vale la pena también escuchar las versiones en vivo de "Industry" y "Sartori in Tangier", quizá incluso mejores que las de sus respectivos álbumes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario