sábado, 4 de marzo de 2017

"Leviathan", Mastodon, 2004, Relapse

Si está claro que "Moby-Dick", la novela más monstruosa y magnífica del siglo XIX al menos en lengua
Acaso este último sea uno de los temas más notoriamente paradigmáticos, con sus quiebres entre tempos más lentos (casi propios del doom) y secciones hardcore. A la vez, es característica del sonido del álbum y de la banda el trabajo sobre capas de guitarras pensadas a manera de texturas, cosa especialmente apreciable además en la introducción de "Seabest", con su guitarra acústica y su solo melódico, o en los segmentos finales de "Naked Burn".
"Aqua Dementia", uno de los puntos álgidos del disco, esboza una introducción que recuerda vagamente a Iron Maiden para pronto estallar en la agresión sónica propia de las otras composiciones; del mismo modo, "Hearts alive" ofrece a manera de comienzo una serie de arpegios complejos que recuerdan por momentos al King Crimson de "Discipline" (1983), y resueltos también eventualmente en riffs y distorsión. Es, por cierto, la composición más larga del álbum y de alguna manera un compendio de todo lo ofrecido.
El momento lento y climático aparece en el cierre, con el instrumental mayoritariamente acústico "Joseph Merrick", que ofrece un cierre intrigante en su yuxtaposición del célebre "monstruo" victoriano a la historia de la ballena gigante, acaso como manera de sugerir que ambos fueron, a su modo, seres incomprendidos.
inglesa, reune casi todas las formas y géneros de escritura, no sería extraño que "Leviathan", el segundo álbum de Mastodon, pueda ser pensado como una enciclopedia de estilos de metal y hard rock. Acaso se trate de otra manera de pensar en una forma progresiva de metal, por supuesto, pero el panorama es tan diverso -y tan diferenciado como a la vez entremezclado- que parece dificil -en especial dada la tendencia a la clasificación tan notoria en el campo del metal- evitar pensar en las composiciones de "Leviathan" atendiendo a los contrastes entre sus momentos más notoriamente sludge (como "Iron tusk") y  los interludios más hard rock o southern rock que atraviesan canciones como "Megalodon" (de manera especialmente notoria hacia 1:25), o los pasajes de riffs entrelazados en "Aqua dementia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada