domingo, 5 de marzo de 2017

"Stranger things, volume one", Kyle Dixon & Michael Stein, 2016, Lakeshore records


Acaso hay que pensar como el mejor logro de la banda sonora de la primera temporada "Stranger things" que allí donde la serie ofrece una apropiación y reconstrucción de la estética y los tópicos del cine de terror ochentero, la música que la acompaña hace lo mismo con ciertos géneros musicales; la parodia, es decir, se mantiene tanto en el aspecto visual y narrativo como en el sonoro.
Además la banda sonora funciona perfectamente a la hora de evocar los escenarios y personajes de la serie; en ese sentido destacam especialmente las composiciones "The upside down", acaso la más dark ambient pese a la oportuna irrupción de un riff secuenciado -oscuro e insistente- hacia la segunda mitad. Del mismo modo funciona "Eleven", más apacible y luminosa pero a la vez enigmática.
El sonido, en general, es tributario de Tangerine Dream (esto es evidente en la composición titulada "Stranger things", que sirve de fondo musical para los créditos además de ofrecer algo así como un leitmotiv de todo el álbum, como se descubre en la reaparición del tema secuenciado en "Dispatch" y "Agents"), de cierto Jarre (en particular el de "Equinoxe", de 1978) y el Vangelis de "Albedo 0.39" (1976), en particular en "Nancy and Barb", una de las piezas más bellas del disco -que es luego reelaborada en "Biking to school".
La zona más ambient tiene en "This isn't you" y "Theretically" dos de los momentos más evocadores, del mismo modo que entre lo más inquietante de lo ofrecido está "Photos in the woods", "Hazmat suits" y, en especial, "Lights out".
Las composiciones en general son breves (destacan "Hawkins", "The upside down" y "Photos in the woods" como las más largas, con un promedio de cinco minutos), y suenan como variaciones de una serie de ambientes más o menos opresivos, por lo que el álbum adquiere una ligera narratividad -cabe pensar que adecuadamente para su condición de banda sonora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada