domingo, 11 de junio de 2017

"Meet The Beatles", The Beatles, 1964, Capitol


Para los oídos acostumbrados a la discografía canónica de The Beatles hay en los álbumes estadounidenses una suerte de asombro básico o desprogramación de la memoria; es cierto que la propia banda -que recién con "Sgt.Pepper's lonely hearts club band" (1967) vería un lanzamiento en USA incambiado con respecto al plan original- se quejaría (famosamente con una portada espantosa) acerca de la aparentemente arbitraria reordenación de sus canciones en los LPs lanzados en Estados Unidos, pero pasado todo este tiempo la escucha de los álbumes americanos de alguna manera ofrece la ocasión de repensar el trabajo de The Beatles, en virtud ante todo de esa ruptura con las expectativas de la memoria. Está además la pregunta inevitable de por qué ciertas canciones sí y otras no, de por qué este orden y no aquel, y esto es especialmente pertinente en "Meet The Beatles" (técnicamente el segundo LP de la banda lanzado en Estados Unidos: el primero fue "Introducing The Beatles, pero fue lanzado por Vee-Jay Records un poco antes el mismo año, y no por Capitol), que a manera de ingreso de The Beatles al mercado de Estados Unidos (y por tanto su entrada definitiva a la maquinaria del pop que los catapultaría al mundo entero) pudo contar con material tomado de dos álbumes originales (es decir de UK) y además de algunos singles, para acaso destilar la propuesta privilegiando las composiciones de la banda y minimizando por tanto el lugar de los covers; es dificil determinar si efectivamente fue elegido "lo mejor", pero está claro que ya para su primer LP en UK la banda ya había aprendido casi por completo el artesanado (la leyenda establece que eso ocurrió en Hamburgo) y los parámetros de perfección pop ya operaban al máximo en "Please please me" (1963), de modo que elegir las más atractivas en tanto canciones pop de estos dos álbumes tenía que terminar por ofrecer un disco magistral; en cualquier caso, comenzar con "I want to hold your hand", que no había sido incluido a LP británico alguno y permanecía como single (junto a "This boy"), implicaba una maniobra segura, pero es dificil, por otro lado, pensar que esa canción era preferible a "I saw her standing there" a modo de comienzo de álbum (es dificil superar la cuenta de Paul, digamos).
El resto del lado A sigue con "This boy" (que queda algo descolocada como número lento entre canciones de tempo acelerado), ese intento de Lennon de escribir en el estilo de Smokey Robinson, con la consabida progresión de acordes del doo-woop (ordenada acá en I-vi-ii-V y en re mayor), todo en un compás de 12/8 y con una modulación interesante en el puente; sigue "It won't be long", que también, por encima del estilo básicamente rock'n'roll de la canción propone un puente de interés y esa elección de acordes que después llamaría la atención de Bob Dylan (hay Re, Do y Fa sostenido mayores, extraños a la tonalidad de mi mayor que domina la canción). Siguen "All I've got to do", gran ejemplo de dinámica entre secciones de la canción, y a modo de cierre "All my loving", seguramente entre lo mejor del álbum.
"It won't be long" abría el segundo álbum UK de la banda ("With The Beatles", 1963), el mismo al que pertenecían "All I've got to do" y "All my loving", de modo que del primer álbum UK queda apenas "I saw here standing there", con las otras dos canciones tomadas de un single.
Es de notar que ninguna de estas seis canciones es un cover; "Please please me", en cambio, íncluía en su lado A cuatro composiciones originales ("I saw her standing there", "Misery", "Ask me why" y "Please please me") y tres covers ("Anna (go to him)", "Chains" y "Boys"), mientras que el segundo álbum UK presentaba en el lado A dos covers ("Please mister postman" y "Till there was you"), con cinco composiciones de la banda, incluyendo una de Harrison ("Don't bother me").
El lado B de "Meet The Beatles" insistiría en esta pauta con la excepción de "Till there was you" (originalmente de Meredith Wilson), e incorporaría la ya mencionada composición de Harrison (especialmente interesante desde su sonido rico en medios y graves, además de la percusión digamos "latina"), seguida de más material también tomado de "With The Beatles": "Little child", acaso entre lo menos interesante del disco, el bellísimo cover "Till there was you", el excelente rock'n'roll de "Hold me tight" con su bajo acentuado en la mezcla y sus atmósfera de aplausos que parece aportar a una suerte de sensación de grabación en vivo, más "I wanna be your man", a cargo de Ringo y originalmente escrita para una banda menor de la época, y la bellísima "Not a second time" a modo de cierre, con sus texturas de piano y un posible comienzo a esa atención específica que trasciende lo pop y lo estrictamente musical y se concentra en el sonido mismo, cosa que, por supuesto, la banda y su productor desarrollarían en discos posteriores y tendría su momento álgido en "Revolver", "Strawberry Fields forever", "Penny Lane" y "Sgt.Pepper's lonely hearts club band".

No hay comentarios:

Publicar un comentario